La Ruta del Agua

Hacía un día perfecto para ir a dar un paseo y deseábamos ir a conocer el famoso pueblo de Patones de Arriba

Patones es un par de pueblos que estan divididos básicamente por la altura de cada uno de ellos, mientras Patones de abajo esta a la altura de la carretera, Patones de Arriba es un pequeño enclave entre las montañas, lo que hace de este pueblecito aun mas encantador.

Estos se encuentran dentro de la Comunidad de Madrid, a unos 60 kilómetros de la ciudad y la historia cuenta que de acuerdo con un cuaderno de viaje del siglo XVIII ya se cita. Se cree que el nombre que se originan en el nombre de la familia de los primeros pobladores Patón, los de entonces, los refugiados según se dice de los invasores musulmanes que establecieron un reino cristiano privado de Patones alternativa, ya que las lenguas ibéricas son de América origen del nombre puede ser simplemente deriva de "Patricio".

Patones Arriba existía algún tiempo antes de 1527, cuando se requerían sus habitantes para reparar un puente.

Está al lado menciona en un censo de 1555, cuando se registraron siete residentes. En 1687 se convirtió en adjunto a la cercana localidad de Uceda, y el primer registro del Rey de Patones data de esta época.

En el siglo XVII parece haber sido propiedad de la marquesa de Ensenada, y al mismo tiempo era propiedad del obispo de Toledo.

Fuera de su historia emocionante este pueblo con un encanto especial ya que todas sus construcciones son hechas de piedra y eso le da un toque muy especial, y por aquí pasaba también el antiguo Canal de Isabel II, agua proveniente especialmente del Atazar.  Esta agua es conducida para consumo en la ciudad de Madrid.

Posteriormente, después de pasar una mañana muy entretenida visitando los talleres de artesanías y las construcciones tan increíbles, comimos en el pueblo y después dimos un paseo a pie por los alrededores.   Luego nos dirigimos al Embalse del Atazar

El embalse de El Atazar es el mayor de la Comunidad de Madrid.La construcción se inició en 1965, y terminado en 1972, siendo una de las obras más importantes de la dictadura de Franco. Es el quinto embalse en el sentido de la corriente que se encuentra el río Lozoya a su paso y pertenece a la red del Canal de Isabel II.

La construcción de la presa de El Atazar responde al intento de satisfacer las necesidades de abastecimiento de agua de la población madrileña cuando, a finales de los años 50 del pasado siglo, se sufre un importante período de sequía que hace temer el agotamiento de las reservas.

Yo os animo que si tenéis un día libre, y queréis libraros del ruido y estrés de la ciudad, os deis un paseo por estos dos lugares que no solo podréis respirar aire fresco, sino tendréis oportunidad de ver de donde viene el agua que consumimos en la ciudad.


Hasta la próxima amigos








Comentarios