LA RUTA DE "LA RAJA Y CORDELES DE LA PEDRIZA"

Era hora de estirar un poco las piernas y debido a que este invierno en Madrid ha sido bastante "extraño"; las temperaturas han sido bastante benévolas y hasta altas podría arriesgarme a decir, así que un grupo de amigos decidimos hacer una ruta por la sierra de Madrid, que en cualquier otro año durante el mes de Enero hubiera sido imposible realizarla porque estaría bajo un manto de nieve y con temperaturas rozando a 0 grados.




Se decidió que realizaríamos la Ruta de "LA RAJA Y CORDELES DE LA PEDRIZA" es una ruta de dificultad media porque hay partes de la ruta que literalmente tienes que escalar o bajar por grandes rocas casi a rastras, pero la recompensa es bastante gratificante.

Salimos de Madrid en varios coches porque nos dirigiríamos hacia Manzanares Real, a 68 kilómetros desde Madrid y donde sería el punto de reunión con el resto del grupo, allí nos reuniríamos alrededor de 25 amigos que con mucha ilusión deseaban realizar la primera caminata del año 2016.
Castillo de Manzanares Real
Punto de Reunión y desayuno 
Luego de haber tomado un nutriente desayuno con bebidas calientes nos dirigimos hacia La Pedriza. La ruta parte del Canto del Berrueco y para llegar allí tuvimos que deshacer un poco el camino desde Manzanares Real hacia Madrid y luego tomar un camino de terrecería donde encontraremos una formación rocosa conocida como “La Muela”, que por su forma se parece mucho a esta solo que de forma invertida y está dentro de una propiedad privada pero, a la orilla del camino.
La Muela

La Pedriza: En el Parque Regional de la Cuenca Alta del río Manzanares se encuentra la totalidad del Municipio de Manzanares El Real, localidad por donde se accede al lugar más interesante del Parque. Por lo que se refiere al monte, La Pedriza de Manzanares es una fantástica composición de rocas pulidas y redondeadas, intrincados recovecos que destacan por su colorido y formas caprichosas.

Una vez aparcados los coches iniciamos a caminar y para tomar el sendero que nos llevara a ascender el monte tenemos que cruzar el Arroyo de Santillana, lamentablemente sufrí una caída y me golpee la mano derecha y que, una semana después aún no estoy del todo bien y eso que no he podido trabajar la semana siguiente, pero vamos con la ruta.  El ascenso es bastante moderado y comienza la subida por un cómodo sendero, que se va haciendo un poco más empinado.
Si, fue en este pequeño arroyo donde me caí =0( 


No pretendo con esta entrada crear una guía, porque yo dediqué mi esfuerzo en llegar a los puntos que trazados y disfrutar de los paisajes que es lo que me mueve al iniciar un viaje. Así que hay información técnica que he ido recopilando de la experiencia de otros montañistas.

La temperatura nos jugó una pasada, a nuestro favor pero como la montaña es un ser vivo, alguien que tiene sus misterios y sus caprichos, porque cuando hace un buen tiempo al poco tiempo se puede tornar impetuoso y cambiar radicalmente, nosotros íbamos preparados para el frío, todos llevábamos chaquetas y ropa de invierno que muy pronto se convirtió en una carga porque el calor corporal, producto del mismo esfuerzo más los rayos de sol, que aunque muy tímidos y agradables hicieron que pronto entráramos en calor, por lo que, todas las chaquetas… afuera! Y llevamos mucha ropa extra que nos hizo un poco más incómoda el paseo. 

La caminata la hicimos de alguna forma a la inversa de como el resto de grupos la hacen, salimos por donde está marcada la entrada y entramos de forma un poco rara y abrupta pero la finalidad era disfrutar de los paisajes y realmente lo hicimos, realizamos paradas técnicas para descansar y para tomar fuerza y disfrutar un poco de los paisajes. Conforme íbamos subiendo dejábamos a nuestras espaldas las Dehesillas que formaban un paisaje muy bonito e íbamos viendo el cambio de flora y vegetación.

Nuestra primera parada fue la Pradera del Yelmo, que raramente esta sin gente aunque haga mal tiempo pero valió la pena el descanso, y renovó nuestras fuerzas y ánimos para continuar con la siguiente fase que sería un poco más lenta porque el ascenso era un poco más complicado entre las rocas.





Aunque fue lento y creo que fue la parte más difícil del ascenso llegamos hasta uno de los parajes que más me gusto del viaje, ya que las formaciones rocosas son increíbles y pareciera que estamos en otro planeta, dejamos volar nuestra imaginación para encontrar las formas y siluetas que nuestra mente nos indicaba, pudimos observar los riscos del Acebo y luego de Las Cuatro Damas. 
Cansandos si, pero nadie nos quita la sonrisa


Impresionante

Continuamos con el ascenso


Subiendo entre rocas

Caminando un poco más adelante llegamos a un punto desde donde se podía observar el Embalse de Manzanares el Real o de Santillana.
Embalse de Manzanares el Real o de Santillana.


Embalse de Manzanares el Real o de Santillana.

Embalse de Santillana, también conocido como embalse de Manzanares el Real , está situado entre Manzanares el Real y Soto del Real, junto a la sierra de Guadarrama. Es parte del espacio protegido del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Continuamos el camino hasta que alcanzamos la Gran Cañada, y que recibe el nombre de Senda Maeso o Trocha del Alcornocal. Y el siguiente tramo fue bastante peculiar para continuar ya que necesitaremos el uso de las manos para poder seguir adelante ya que es bastante trabajoso el ascenso y no quiero imaginarme como puede ser con las rocas mojadas.



Llegamos al punto que muchos estábamos esperando el descanso de la comida, así que aprovechamos a comer, reír y descansar y luego hicimos la foto “oficial” del grupo y para cerrar con broche de oro, un pequeño grupo de cabras monteses, serían unos 10 pasaron de forma ordenada y sin miedo delante nuestro y hasta parece que nos reclamaban una foto.
Lunch time


Lunch time frente al Embalse de Santillana

Foto "Oficial" de Grupo
Embalse de Santillana

Pose de la cabras montañesas

El resto de la caminata fue la parte más dura; el inicio del descenso, después de unas 4 – 5 horas de ascenso iniciábamos la parte donde tus rodillas se resienten más y unida al cansancio y si a eso agregamos que el camino es bastante irregular, con muchas piedras lo que hace un poco más tedioso el camino. Esta senda nos llevará a pasar por la cantera abandonada de la Raja o Callejón de la Pedriza

Inicio del descenso

Descenso entre rocas

El uso de las manos y deslizarse por la rocas es fundamental
Después de 7 horas y tanto y un ascenso de 1,606 metros sobre el nivel del mar, llegábamos casi al final del camino para lo cual de nuevo cruzamos el Arroyo de Santillana con la ayuda de unos troncos y salimos por una puerta vallada que sirve de entrada pero que a nosotros en esta oportunidad fue para despedirnos de un día más que bien aprovechado.

Descanso bien merecido a medio camino de descenso

Cruzando el Arroyo para salir del parque
Algunas fotos extras.  Espero que os anime a realizar esta caminata
Embalse de Santillana

Embalse de Santillana

Iniciando la Ruta





Impresionante

Impresionante

Impresionante

Rosemary y Mauri








Comentarios