PARQUE EL CAPRICHO





Madrid, es una gran urbe pero, tiene rincones verdes y preciosos a los cuales los madrileños y visitantes  se pueden acercar para disfrutar de un día de sol y escapar del bullicio diario.

Tenemos algunos parques que son más conocidos y otros más desconocidos pero mi propósito es dar a conocer todos esos lugares con encanto donde podemos darnos un festín a la vista y al placer del descanso.

En esta oportunidad os invito a que realicemos un paseo por el encantador Parque El Capricho de la Alameda de Osuna, más conocido como “El Capricho”.

El Capricho es un jardín de estilo inglés, francés e italiano y es una joya del Romanticismo que conforma el patrimonio artístico-natural de Madrid. Situado en Alameda de Osuna, conformado por un monumento extraordinariamente conservado al gusto del siglo XVIII, en el cual nos encontraremos además con un río artificial, un laberinto de arbustos, estanques, bosques, jardines y, construcciones que simulan templos y por supuesto de sorprendentes rincones, además de un desconocido búnker de la época de la Guerra Civil.


Historia

Este parque fue creado en 1787 por los Duques de Osuna y especialmente por la duquesa, doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel, casada con el noveno duque de Osuna. Protectora de artistas, toreros e intelectuales, la duquesa creó un auténtico paraíso natural que frecuentaron las personalidades más ilustres de la época y en el que trabajaron los artistas, jardineros y escenógrafos de más prestigio.   Las características naturales y artísticas de "El Capricho", permiten disfrutar de un entorno lleno de sensaciones y colmado de historias en cada uno de sus rincones.

En 1783 los Duques de Osuna compraron un terreno en las afueras de Madrid para construir una finca de recreo. Un año después, el arquitecto de la corte, Pablo Boutelou, expuso un proyecto inicial para el jardín. Empezó a construirse en 1787, terminándose finalmente en 1839, 52 años más tarde. La duquesa falleció sin ver completamente concluido el recinto, apenas 5 años antes.

Artistas ilustrados construyeron pabellones, trazaron recorridos, dispusieron láminas de agua y crearon estancias para conseguir aunar belleza, grandeza y singularidad y representar para el espectador, la fiesta, el juego, el amor y los trabajos de la naturaleza.

Se caracteriza por los bosquetes de lilos porque, era la flor preferida de la duquesa y de árboles del amor que proporcionan un hermoso colorido primaveral al jardín. En sus praderas y paseos se observan notables ejemplares de robles, pinos, cipreses, tejos, cedros, plátanos y castaños de indias. Esta riqueza vegetal alberga una fauna muy variada, destacando entre las aves: mirlos, palomas torcaces, pitos reales, herrerillos, petirrojos, ruiseñores, etc., además de cisnes negros y ánades y entre los mamíferos: ardillas rojas, musarañas, ratones comunes y ratones de campo. 

Después de la muerte de la duquesa comenzó el declive de este jardín, que fue imparable hasta que en 1974 el Ayuntamiento de Madrid compró el parque y comenzó con su recuperación, que finalizó en 1999. El parque alberga una importante riqueza botánica, escultórica y artística. Contiene templetes, ermitas, fuentes, plazoletas y el palacio de los duques.

Durante la República fue declarado Jardín Histórico, aunque sin muchas consecuencias. Durante la Guerra Civil, se construyeron en el Jardín varios refugios antiaéreos subterráneos, en los que se encontraba el Estado Mayor del Ejército del Centro, mandado por el general Miaja, la posición Jaca. En los alrededores del palacio emergen restos de respiraderos de los refugios.  En 1943, fue declarado Jardín Artístico


Visita el Búnker del Parque de El Capricho

El capricho esconde un secreto más: su famoso búnker de la Posición Jaca, un enclave de la Guerra Civil único en Europa por su estado actual de conservación que alojó el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro. El refugio -de 2.000 metros cuadrados, situado a 15 metros bajo tierra y capaz de resistir bombas de hasta 100 kilos- fue construido en el parque alrededor de 1937, aprovechando su situación lejano al frente de guerra, sus buenas comunicaciones y el arbolado propicio para el camuflaje.

Dispone en total de siete dependencias rectangulares (cuatro a la derecha y tres a la izquierda), cuatro salidas al parque exterior y una galería de escape a la calle que atraviesa el subsuelo del Palacio de los Duques de Osuna.

La Dirección General de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid ofrece visitas guiadas gratuitas (20 personas por grupo) de 50 minutos de duración los sábados y domingos (de mayo a noviembre).

Debes tomar en cuenta alguna información importante porque son bastante estrictos con las normas;
1. Tiene un aforo máximo: 1.000 personas,
2. El acceso de animales, incluso atados, no está autorizado,
3. El acceso con  bicicletas y patines no está permitido,
4. En el Jardín no se puede jugar a la pelota y
5. No está permitido comer en el interior del Jardín

Puedes ser sujeto a que te revisen la mochila o bolsa que lleves, y en más de una ocasión no he podido entrar porque el aforo estaba completo, en especial si hay actividades especiales ya que desde el año 2005 se vienen celebrando en la temporada primavera-verano-otoño, los fines de semana conciertos, teatro, danza... en lo que se llama las «Tardes de Capricho».


Cómo llegar:
Dirección                 Paseo de la Alameda de Osuna s/n, Madrid 28042
Horas de apertura    Del 1 de octubre al 31 de marzo, sá., do. y festivos de 9 a 18:30 hr
                              Del 1 de abril al 30 de septiembre sá., do. y festivos de 9 a 21 hr
Transporte               El Capricho (M: L5)
                              Buses 101, 105 y 151
Precio                        Entrada gratuita















Comentarios